GESTIÓN UNIVERSITARIA POR OBJETIVOS, POR

GESTIÓN UNIVERSITARIA POR OBJETIVOS, POR

RESULTADOS

Y VALORES

Lic. José Manuel Navas Valenzuela

 

“…es necesario poner de lado la Universidad antigua, y alzar la nueva”.

José Martí

INTRODUCCIÓN.

Toda universidad tiene objetivos, metas y líneas de acción para desarrollarlas, año tras año, mejoras en su sistema educativo, administrativo y, sobretodo, para satisfacer  las necesidades de sus usuarios, sean alumnos, docentes o egresados.

Retomando siempre las nuevas demandas que impone la globalización  y  de otras con orígenes locales, nacionales y regionales. Debe proponerse el perfeccionamiento de la gestión en términos de eficiencia, eficacia y calidad en sus múltiples dimensiones, abordando el complejo tema de la adecuación de los conocimientos y de las nuevas teorías de la  administración, a las misiones y condiciones propias de la dirección universitaria.

Las universidades tienen implícitas entre sus misiones: la formación del ciudadano, formación de profesionales, investigación y producción de conocimientos, arte y técnica, transmisión de conocimientos y fomento de la cultura, y la proyección social,  además de lo explicitado en el artículo tres de la Ley General de Educación Superior  “La docencia busca enseñar a aprender, orientar la adquisición de conocimientos, cultivar valores y desarrollar en los estudiantes habilidades para la investigación e interpretación, para su formación integral como profesionales” En este sentido los procesos que conforman la Misión de las instituciones académicas son generalmente de alta complejidad y requieren una administración excelente para lograr la calidad requerida, lo cual obliga a la búsqueda constante de técnicas de dirección novedosas y a la combinación e integración de muchas de ellas para lograr esta intención.

La excelencia en la gestión universitaria.

Poco a poco los conceptos de  calidad y  excelencia van incluyéndose  en la cultura universitaria y se van incorporando poco a poco a sus planes estratégicos y líneas de actuación, y para ello ha sido y es altamente necesario contar con un buen sistema de gestión en todas las funciones académicas y administrativas, en donde la excelencia se ha constituido una de las metas a alcanzar por cualquier institución académica en el siglo XXI. El enfoque hacia la calidad y la excelencia del desempeño institucional debe constituir el centro y guía de la gestión universitaria. Las Instituciones de Educación Superior (IES) deben hoy más que ayer satisfacer las necesidades y expectativas sociales preestablecidas y/o latentes, y principalmente con este  enfoque deben referirse tanto al concepto filosófico, es decir, al conjunto de principios rectores para elevar la calidad, como a la praxis de la gestión, que es el modo en que la dirección institucional planifica el futuro, implanta los programas y controla los resultados con vistas a la mejora contínua de la calidad.

Que es la gestión universitaria.

Los cambios que se están produciendo en el mundo y en nuestra sociedad aplican asegurar la calidad, la relevancia, la pertinencia y la eficiencia de la docencia, la investigación y de las acciones de proyección social dirigidas  a la sociedad.

La nueva configuración de la vida social, económica y política en un contexto de mayor interdependencia entre países, la mayor importancia estratégica de la generación y de la apropiación del conocimiento y los cambios estructurales en la economía, constituyen nuevos desafíos y demandan nuevas aptitudes y capacidades para las instituciones  universitarias. Frente a ese escenario, es indudable una nueva modalidad en el gerenciamiento de las universidades, de ahí que la  Gestión de la Calidad, debe ser considerada  el  centro y guía, que facilita el cumplimiento de los objetivos universitarios, sobre la base de los principios de excelencia en la gestión.

Algunas ventajas de la gestión.

a)    Permite alinear las actuaciones de cada persona y cada unidad estructural (centros, departamentos, servicios…) con la política y estrategia de la universidad. Se alinean los objetivos estratégicos, tácticos y operativos.

b)    Exige la participación de todos los implicados.

c)    Ayuda a la motivación y la responsabilidad de las personas.

d)    Permite recoger documentalmente los objetivos y formalizar su seguimiento.

e)    Posibilita la mejora continuada.

Rol del docente en la gestión Universitaria.

Para una Gestión de la Calidad eficaz y eficiente, lo primero que debe hacerse es preguntarse:

¿Qué hacemos, ¿Para quién lo hacemos?, ¿Como lo hacemos?

Las dos primeras preguntas están respondiendo la Misión de muchas Universidades. Puesto que La misión identifica el objetivo fundamental de las instituciones, su razón de ser, por lo que en ella se expresa claramente qué se hace, pero también, para qué se hace.

Ahora el ¿cómo lo hacemos? Se refiere a la ejecución de diversas acciones  encaminadas al cumplimiento de los objetivos. El ¿cómo lo hacemos? es fundamental en la obtención de los resultados esperados y de ahí que deban ser debidamente identificados y gestionados los procesos necesarios para cumplir con las demandas de la sociedad. De manera resumida puede plantearse que, toda organización tiene un propósito o razón de ser (misión), un conjunto de objetivos y estrategias, un colectivo que dirige estos propósitos (liderazgo), que gestiona diversas actividades (procesos) y cuenta con determinados recursos humanos, materiales y financieros, con el fin de obtener resultados que satisfagan a todas las partes interesadas. Los docentes debemos pensar en la vital importancia de nuestro rol  y   entender el concepto de  gestión universitaria, permitirá encaminarnos a una gestión más participativa que es algo muy necesario para nuestras Universidades, y nos  sintamos muy comprometidos y muy involucrados en lo que estamos haciendo y en el progreso y desarrollo para nuestras instituciones.

Conclusiones

En la gestión universitaria es necesario pasar del significado tradicional del término calidad como evaluaciones externas y acreditaciones hacia una concepción integral, que incluya los principios de excelencia en la gestión, los cuales permiten a las organizaciones mejorar continuamente su desempeño.

El enfoque de calidad implica que todas las actividades universitarias deben estar dirigidas hacia la satisfacción de las necesidades y expectativas de todas las partes intereses y en particular de la sociedad, garantizando la pertinencia de la Universidad como institución.

Aplicando adecuadamente el liderazgo y la implicación total, la calidad ya no es responsabilidad de un departamento en específico, sino de todos, es decir, cada trabajador es responsable de identificar y resolver problemas. La Dirección, por su parte, debe crear el ambiente necesario para que esto sea posible.

La  conceptualización en torno a la gestión universitaria, permite encauzar a una gestión más participativa de los docentes, para generar mayor compromiso e involucramiento en lo que hacen y en el progreso y desarrollo de las IES.

Acerca de Edusique Por: José Manuel Navas Valenzuela

Psicólogo general y profesor en educación especial.
Esta entrada fue publicada en Educación y Psicología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s