RESUMEN DEL LIBRO PRIMERO DE EMILIO O LA EDUCACION

RESUMEN DEL LIBRO PRIMERO DE EMILIO O LA EDUCACION

Aquel de nosotros que mejor sabe sobrellevar los bienes y los males de esta vida, es a mi parecer, el más educado”

Rousseau, J.J. Emilio o de la Educación 1762, Libro Primero pág. 15

El creador de la naturaleza hace las cosas a la perfección; pero el hombre las degenera: “obliga a la tierra a que dé lo que debe producir otra, a que un árbol dé un fruto distinto[1]. De acuerdo a esta afirmación, se debe entender que el autor se refiere a que DIOS el creador, a través de la naturaleza genera la vida y naturaleza hace las cosas a la perfección, sin embargo es el mismo hombre que se encarga de desnaturalizar inclusive al hombre, obligándolo a perder algunas de esas características naturales.

Aquí Rousseau busca resolver esta supuesta contradicción y trata de demostrar cómo es que “el hombre natural” puede vivir en sociedad, la misma  que requiere que ese hombre natural pierda o controle algunas de esas características naturales, específicamente, el egoísmo que lo impulsa a sacrificar todo interés ajeno en beneficio del propio[2]. Esto quiere decir que toda sociedad tiene que elegir entre crear un buen ciudadano o un hombre.

A partir de esto desarrolla su propio punto de vista y su planteamiento en el que propone y reflexiona que el problema central de la educación es la contradicción entre el hombre natural y la necesidad social por el altruismo   o, por lo menos, el reconocimiento y aceptación de los derechos de otros y que  la “instituciones sociales son aquellas que mejor pueden desnaturalizar el hombre, quitarle su existencia absoluta para reemplazarla  por otra relativa  y transportar en el yo dentro de la unidad común[3]”. En un lenguaje más moderno, la contradicción entre una existencia que está centrada en forma absoluta en el interés individual y una en la cual ese interés tiene un valor relativo a otros.

Considera también como otros filósofos (Platón entre ellos), que el ser humano al nacer es débil y torpe no cuenta con nada, por lo que va a necesitar fuerza e inteligencia para compensarse y esto lo encontrará únicamente en la educación que le ayudará a salir del estado sensible  desde su nacimiento[4].De acuerdo al análisis de la lectura, es importante hacer mención que para el autor, existen tres tipos de educación[5]:

La primera llamada educación de la naturaleza, referida al desarrollo de nuestros órganos y las facultades innatas; la segunda llamada educación de los hombres que comprende el uso que aprendemos a hacer de las facultades o desarrollo por medio de sus enseñanzas y la tercera llamada educación de las cosas, la cual consiste en la experiencia que se tienen de los objetos que nos afectan[6].

A través de estas tres clases de educación[7], se puede mencionar que la primera no depende de nosotros ya que la misma está determinada desde el nacimiento; así mismo la tercera está sujeta en mayor o menor grado al azar, mientras que la segunda en cambio, es el campo propio de la labor del maestro y depende plenamente de la relación que se establezca entre el preceptor y discípulo.

Son estos aportes que han hecho a esta Obra como una especie de guía detallada, que no lo es en su esencia, aunque sí incluye algunos consejos sobre cómo educar a los niños.

Hoy se considera el primer tratado sobre filosofía de la educación en el mundo occidental.Con el Emilio o la Educación, Rousseau quiere contraponer al hombre de la sociedad de su tiempo contra el hombre natural, el verdadero hombre.

LOS PRIMEROS CUIDADOS

Con el nacimiento comienza la educación que se realiza mediante la experiencia del mundo ligada al uso de la funciones y de los sentidos. Al niño se le debe dar toda la libertad de movimiento posible sin fajas, ataduras o vestimenta que impidan cualquier movimiento natural, ya que no le causara ningún daño y además es antinatural.

Para Rousseau también es antinatural la conducta de las madres que no quieren ocuparse de sus hijos, en el cuidado y control de crecimiento, lo considera una mala costumbre. En la educación de los niños hay que seguir en todo a la naturaleza.

En la educación del recién nacido es importante evitar dos extremos: imponerles nuestra voluntad y que ellos nos impongan la suya , además: los niños no tienen suficiente fuerza para todo lo que requiere su naturaleza; se les debe ayudar y suplir en los que les falta; al ayudarles, hay que tener en cuenta su utilidad real, sin conceder nada a la imaginación ni al deseo injustificado, porque a esa edad no es natural, conviene seguir atentamente sus manifestaciones ya que a esta edad disimular no es posible. Por último se ocupa del aprendizaje de la lengua, basta con hablar claro y articulando bien, nunca se debe pronunciar de manera defectuosa.

El niño nace ignorante, privado hasta del sentido de su existencia, pero capaz de aprender. Con el nacimiento comienza la educación. Esta se realiza mediante la experiencia del mundo ligada al uso de las funciones y de los sentidos. La actividad es la primera escuela del niño, la ley natural que se debe respetar. Cuanto mayor sea la actividad, mayor será la experiencia formativa.

Al niño se le debe conceder toda la libertad de movimientos de que es capaz. Fuera las fajas, las ataduras y vestidos que le oprimen. El niño no se hará daño con sus propios movimientos naturales, “la inacción y la constricción de los miembros impiden la circulación de la sangre, de los menores humores, no le permiten adquirir fuerza, crecer, ir cambiando su constitución”[8]

Los vestidos y las ligaduras que a veces se les ponen influirán negativamente sobre su temperamento. “Su primer sentimiento es de dolor  y de pena. No encuentran más que obstáculos para realizar los movimientos que les son necesarios y más desgraciados que un criminal entre sus cadenas, hacen esfuerzos inútiles, se irritan, gritan. ¿Sus primeras voces, decís, son llantos? Lo creo sin dificultad: los forzáis desde el nacimiento, les ofrecéis antes que nada las cadenas, como primer cuidado los atormentáis. Lo único que tienen libre es la voz, ¿Cómo no se van a servir de ella para llorar? Gritan por el daño que les hacen, gritaríamos nosotros del mismo modo si nos causaran daño”[9].

Rousseau se pregunta por la causa de costumbres tan antinaturales y poco razonables como las criticadas. Es un hecho no menos antinatural: las madres no quieren ocuparse de sus hijos, y los ponen bajo la vigilancia de personas a sueldo, de criadas mercenarias cuya única preocupación es fatigarse lo menos posible. Y así, para ahorrarse el constante cuidado de un niño libre, lo visten de manera que no pueda moverse. Las criadas quedan tranquilas, sabiendo que el niño no se romperá una pierna, y las madres pasan alegremente el tiempo en las fiestas de la ciudad, sin pensar que está en peligro el futuro desarrollo de sus hijos.

Esta mala costumbre engendra otras todavía peores. “No contentas de haber dejado de criar a sus hijos, las mujeres dejan de querer tenerlos: es la consecuencia natural. Desde el momento en que la maternidad es onerosa, se encuentra bien pronto la manera de liberarse enteramente de ella. Esta usanza, sumada a otras causas de despoblación, nos anuncia la futura suerte de Europa. Las ciencias, las artes, la filosofía y las costumbres que se siguen de esa mentalidad, acabarán convirtiéndola en un desierto. Y cuando sólo esté poblada por bestias, no habrá cambiado en mucho la calidad de sus habitantes”[10].

Cuando las madres vuelvan a criar a sus hijos, las costumbres mejorarán, los sentimientos naturales se despertarán en los corazones, los Estados se volverán a poblar y todo irá mejor[11].

En la educación de los niños hay que seguir en todo a la naturaleza. Se evitarán por eso los cuidados demasiado solícitos y las comodidades excesivas: la naturaleza educa a través del dolor. El niño ha de superar determinadas fiebres y dolencias. Una precaución exagerada contrariaría el camino que la naturaleza sigue para fortalecerlos, de lo que se seguirá la debilidad permanente del niño.

Rousseau explica que la primera educación del infante tiene lugar por las sensaciones. En el principio de la vida, cuando la memoria y la imaginación están todavía inactivas, el niño sólo atiende a lo que impresiona realmente sus sentidos: siendo las sensaciones el primer material de su conocimiento, ofrecérselas de modo conveniente es preparar su memoria para que un día ofrezca el mismo orden a la inteligencia, preparando su memoria.  El niño quiere tocar todo, manejar todo: no os opongáis a esa inquietud, porque le proporciona un modo necesario de aprender. “El aprende a sentir el calor y el frío, la dureza, la suavidad, el peso y la ligereza de los cuerpos; y aprende también a juzgar de su tamaño, de su forma y de todas las cualidades sensibles, mirando, palpando”.[12]

Es importante evitar dos extremos en el trato con los niños: imponerles nuestra voluntad y que ellos nos impongan la suya con sus lloros, para que no se formen ni la idea de esclavitud, ni la de mando, sino la de libertad. Menos mandatos y más autonomía de movimientos, que obren por sí mismos, y se darán cuenta de lo que pueden y de lo que no pueden. Los niños no deben encontrar resistencia en la voluntad humana, sólo la que las cosas les ofrecen, así no se harán coléricos ni caprichosos. Cuando un niño tiende la mano hacia un objeto distante sin decir nada, él se engaña acerca de sus posibilidades; acerquémosle el objeto para que pueda tomarlo. Pero cuando extiende su mano gritando y llorando, como si mandase al objeto que se acerque, no hagamos caso ninguno de sus llantos, para que no se habitúe a mandar y a ser caprichoso. En todo caso, no le demos cosas porque las desea, sino porque le son convenientes. Y sobre todo nunca pretendamos dar al niño exhortaciones o mandatos morales: “sólo la razón distingue el bien y el mal. La conciencia, que nos hace amar lo primero y odiar lo segundo, aun siendo independiente de la razón, no puede desarrollarse sin ésta. Antes de llegar al uso de razón hacemos el bien y el mal sin saberlo y en nuestras acciones no hay moralidad alguna”[13]

Rousseau resume buena parte de lo explicado hasta ahora en cuatro máximas:[14]

  • Los niños no tienen suficientes fuerzas para todo lo que requiere su naturaleza. Dejémosles usar todo lo que ésta les concede, sin temor ninguno a que abusen, no sabrían hacerlo.
  • Se les debe ayudar y suplir en lo que les falta, sea en inteligencia sea en fuerza, siempre en algo que responda a una necesidad física.
  • Al ayudarles, tener en cuenta la utilidad real, sin conceder nada a la fantasía ni al deseo injustificado. La imaginación no los atormentará si no se la hace nacer, porque en esta edad no es natural.
  • Conviene seguir atentamente sus manifestaciones. Estando en una edad en la que el disimulo no es posible, se podrá distinguir fácilmente los deseos procedentes de la naturaleza y los que vienen de la opinión.

”El espíritu de estas reglas es dar a los niños más libertad verdadera y menos imperio, dejarles obrar más por sí mismos y hacer que exijan menos de los demás. Así, habituándose desde pequeños a subordinar sus deseos a sus fuerzas, les dolerá poco la privación de lo que no está en su poder”

Por último, se ocupa Rousseau del aprendizaje de la lengua. Los niños al principio se limitan a llorar. Después oyen hablar a los mayores, y van aprendiendo. No hay que forzarlos ni marearlos con prematuras lecciones de fonética; basta con hablar en su presencia de modo claro e inteligible, articulando bien. No imitar ni repetir su pronunciación defectuosa, y utilizar un vocabulario restringido: es un mal tener más palabras que ideas. Como observa Agazzi,[15] no se da cuenta Rousseau de que la capacidad natural del niño opera por sí misma la selección de los vocablos asimilables.

Es de particular importancia en este campo no provocar la precocidad, uno de los grandes males de la educación. “No apresurarse a hacerles hablar, como si se tuviese miedo de que no aprendan por sí mismos. Esta premura indiscreta produce un efecto directamente contrario al deseado. Tardan más en hablar y la gran atención prestada a todo lo que dicen les impide articular bien, y como apenas se atreven a abrir la boca, algunos contraen por toda la vida el vicio de pronunciar y hablar de modo muy confuso que les hace casi ininteligibles”.[16]

 

CARACTERISTICAS DE EMILIO.

Emilio es una figura imaginaria, u alumno imaginario[17] creada por el autor a quien el autor eligió a su gusto, con una intención polémica.

  1. A Emilio lo eligió noble, porque para él, los nobles son los que peor educan a sus hijos.
  2. Será rico para que la educación no tuvieran limitadas a problemas económicos y también porque en esa época los pobres no tenían necesidad de educación.
  3. Será huérfano, esta características se presentaba de esa manera para que los padres no entorpecieran la labor del preceptor.
  4. Será europeo, de un país que tenia clima templado.
  5. Será sano y robusto, esta característica se la atribuye el autor ya que decía que no se preocuparía de un niño enfermo y endoble, puesto que no le gustaba  la gente enfermiza y endeble, pues consideraba a estas personas inútiles para sí mismo y los demás.
  6. Emilio vivirá y se educará en el campo ya que pensaba que los hombres no habían sido hechos  para vivir en hormigueros, sino que debían dedicarse a cultivar la tierra.
  7. Será de inteligencia media, ya que tenía que representar al tipo de hombre más común.

CONCLUSIONES

Después de finalizar la lectura y análisis se la obra, específicamente el libro primero de El Emilio o la educación, podemos hacer las siguientes conclusiones:

  1. La principal temática del libro es la infancia de un  niño que no articula aún y adecuadamente el lenguaje de sus mayores.
  2. Nos hace un planteamiento de  tres tipos  de educación: La educación de la naturaleza, La educación de los hombres, La educación de las cosas.
  3. Establece que los verdaderos padres serán el preceptor y la nodriza.
  4. Dentro del desarrollo del libro primero, nos proporciona las características de Emilio, concretizándolas en que este debe ser noble, rico, huérfano, europeo, sano y robusto, debe vivir y ser educado en el campo, va a contar con una nodriza y con un preceptor joven para que pueda ser compañero del alumno y partícipe de sus  juegos y de sus confidencias.
  5. Durante el desarrollo inicial del niño, es la etapa en la que aprende a hablar, conocer y trasladarse, casi al mismo tiempo, convirtiéndose esto en la primera época de la vida ya que cuando esta dentro del vientre materno no tiene sentimientos, ni ideas, ni sensaciones, por lo que ni siquiera siente que existe.
  6. El autor critica duramente a las madres que no se dedican a cuidar a su hijos ya que considera que es un costumbre  inhumana, ya que las madres no han querido criar a sus hijos, prácticamente siendo su obligación la desprecian y el motivo para desligarse de su obligación es por que prefieren dedicarse a las alegrías y diversiones de los pueblos, También critica duramente a los médicos, afirmando que no discute que la medicina le sirva a algunos hombres pero dice que es perjudicial  a la raza humana.

 

BIBLIOGRAFIA.

  1. http://www.medellin.edu.co/sites/Educativo/Repositorio%20de%20Recursos/Rousseau_JeanJacques-Emilio%20O%20La%20Educacion.pdf, consultada el 10 de mayo de 2011
  2. http://www.quedelibros.com/libro/23383/Emilio-O-De-La-ducacion.html, Consultada el 10 de mayo de 2011.
  3. http://es.wikipedia.org/wiki/Ernesto_Agazzi, Consultada el 20 de mayo de 2011.
  4. http://www.opuslibros.org/Index_libros/Recensiones_1/rousseau_emi.htm.

[3] pág. 12

Acerca de Edusique Por: José Manuel Navas Valenzuela

Psicólogo general y profesor en educación especial.
Esta entrada fue publicada en Educación y Psicología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s